content begins here

Podemos acabar con la violencia armada

Tom jamás será comprado por intereses especiales — él obrará siempre para proteger a los estadounidenses.

Estados Unidos está viviendo una epidemia de violencia armada.

Para combatirla, debemos erradicar la corrupción que propicia la facilidad con la que las armas pueden conseguirse. Debemos recuperar nuestra democracia rompiendo el yugo de los intereses especiales y las corporaciones, y así devolver el control del gobierno a las manos del pueblo estadounidense. Toda vez que los intereses especiales, como la Asociación Nacional de Rifle, puedan comprar a los políticos, nuestro país sufrirá. Tom jamás será comprado — si el Congreso no actúa para promulgar reformas que tengan sentido ante los estadounidenses para las armas de fuego, él lo hará.

Acabando con la violencia armada en Estados Unidos

Como presidente, Tom declarará a la violencia armada como una epidemia de salud pública y dedicará tiempo y recursos para desarrollar una cura. Además de establecer un registro nacional de armas de asalto y exigir una licencia para toda la posesión de armas, Tom creará una nueva Oficina para la Prevención de la Violencia Armada para coordinar esfuerzos a lo largo y ancho de todos los niveles del gobierno e incrementar el financiamiento para los departamentos ejecutivos, tales como el FBI, la Agencia de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), el Departamento de Justicia, y el Departamento de Seguridad Nacional, para respetar los derechos estadounidenses y simultáneamente salvar vidas.

Tom forjará alianzas con organizaciones, como el Cuerpo de Seguridad de la Marcha por Nuestras Vidas, para identificar y financiar programas estatales y locales de disuasión. Las subvenciones federales pueden ayudar a las agencias de procuración de la ley para que desarrollen estrategias de intervención efectivas ante la violencia urbana y doméstica, y ofrecer entrenamientos de “sesgos implícitos”. Inversiones federales dedicadas pueden también asegurar que las víctimas y los individuos que estén en alto riesgo de sufrir violencia armada y suicidio tengan acceso a salud mental, tratamiento de trauma, medicamento, y programas de prevención que ellos necesitan.

Edificando sobre un historial de acciones

Después de que un pistolero mató a 17 personas en la Preparatoria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, Tom destinó $1 millón hacia un esfuerzo con la ex-congresista Gabby Giffords y la organización sin fines de lucro Everytown for Gun Safety, llamado Nuestras Vidas, Nuestro Voto. Juntos, la coalición empadronó a 50,000 estudiantes de preparatoria para votar en estados clave donde candidatos alineados con la NRA estaban en la boleta.

El compromiso de Tom para enfrentar la violencia armada resultó en un reconocimiento por parte de Moms Demand Action. También él ha firmado el compromiso de la Marcha por Nuestras Vidas.

Lee el plan completo de Tom para acabar con la violencia armada.